8 may. 2011

Tecnología y Enseñanza Superior: El dilema de las universidades

Durante los últimos 15 años, asistimos la irrupción de la tecnología ha desafiado a las instituciones educativas en todos los niveles y, en forma particular, a las instituciones universitarias.
Más allá de los emprendimientos en educación a distancia de instituciones de larga tradición como la Open University en Gran Bretaña, o instituciones "nacidas virtuales", como la Oberta de Catalunya (UOC) o la Universidad de Quilmes, en Argentina; el verdadero desafío consiste en integrar la tecnología al aula en todas sus formas; en la enseñanza a distancia y la presencial; en la biblioteca y en la investigación; en la docencia y en la administración.
Las universidades han cumplido tradicionalmente con tres funciones principales:
  • -       producir nuevo conocimiento
  • -       conservar – transmitir conocimiento
  • -       servir a las necesidades de la sociedad

En forma intencionada ordené las tres funciones de esta manera, a fin de poner de relieve de qué manera, en mi opinión, se ven a si mismas hoy en día las Universidades.
La transmisión del conocimiento no es considerada por las universidades, como su función principal. La enseñanza no es, en la mayoría de los casos, parámetro de excelencia para los catedráticos e investigadores y, en el mejor de los casos, es estimulada con menciones o evaluaciones “morales”. Difícilmente la inversión en “enseñanza” es recompensada, y menos aún es considerada para acceder a ascenso,s nombramientos o becas de investigación. No obstante, las universidades no han ignorado los cambios producidos a su alrededor  merced a la irrupción de las tecnologías, los cuales se traducen en cuatro planos principales
  • -       La creación de grandes redes de investigación y colaboración académica
  • -       Cambios en la administración académica
  • -       Cambios en la administración de las bibliotecas
  • -       Cambios en los procesos de enseñanza y aprendizaje

Entre estos planos, podemos decir que en tanto los tres primeros se han desarrollado de manera notable, en particular en las universidades con más acceso a recursos tecnológicos, el último de ellos está aún en posición de desventaja respecto de ellos. Reconozcamos que, en un nivel alarmantemente generalizado, la enseñanza no es considerada en el nivel superior, como una disciplina relevante. Entonces, la inclusión de tecnologías en la enseñanza, en la medida en que no se trata de algún “Llanero Solitario” (tal como los denomina Tony Bates) no se ha generalizado.
Aún las universidades como la mía - la Universidad hebrea de Jerusalem - en las que los docentes tienen acceso a plataformas virtuales, e infraestructura adecuada en todas las aulas, no despegan en este sentido.
Las posibilidades que brinda hoy la tecnología son muy amplias, y el uso es muy reducido. En próximas entregas, analizaré posibles causas de este fenómeno, y ofreceré asimismo alternativas y recomendaciones en esta área.

Marcelo I. Dorfsman 

5 comentarios:

Paiva janette EDU dijo...

Cordiales saludos.

Muy importante su experiencia. En mi país pasa igual, que algunos docentes no terminan de despegar con el uso de la tecnología en la enseñanza. Los cambios se dan gradualmente, debemos tratar de incorporar cada vez a más docentes de lo contrario quedaran extintos.

Reina Margarita dijo...

Muy buena experiencia, esperemos que de a poco el empleo de las nuevas tecnologías se incorpore a diario en las tareas de aprendizaje

Marcelo dijo...

Paiva y Reina, gracias por sus comentarios.
Entiendo que nuestro mayor desafío es ayudar a los docentes, en todos los niveles, a integrar las tecnologías a la enseñanza.
Espero poder contribuir a hacerlo.
Saludos!

Patricia C. Olea dijo...

Coincido con los planos en los que las TICs se ven reflejados en la universidad, en mi caso la Universidad Nacional del Comahue, donde también se observa que los Cambios en los procesos de enseñanza y aprendizaje están en desventaja frente al resto.
Si bien hay algunos intentos por implementar las TICs en algunas cátedras, se hacen desde una perspectiva instrumentalista. Basta con ver los cursos abiertos en la plataforma con la que cuenta nuestra facultad por lo menos, y podemos observar por ejemplo la presencia de muchos documentos en distintos formatos, pero pocas actividades donde se produzca realmente una interacción relevante que vaya más allá de la mera consulta sobre el día de parcial o entrega de trabajos prácticos, etc.
Saludos

Jorge Ramiro dijo...

Me importa mucho como las nuevas tecnologías se adaptan a los momentos en que vivimos y de que forma afectan al sistema educativo. Hoy en dia es muy común la educación a distancia, y antes parecería algo imposible. Yo accedo a través de mi Smart TV a internet y es algo raro para tiempo atras