30 jun. 2011

Enseñar casos con tecnologías, enseñar tecnologías a través de casos

La inclusión de las tecnologías en la enseñanza es una tarea ardua, que requiere de un plan estratégico institucional, herramientas claras de gestión y de implementación, una metodología didáctica mixta y clara, y mucha persistencia en el logro de los objetivos. 
La decisión de incluir tecnologías no es personal, es institucional. La institución es la que en primer lugar, debe tomar la decisión estratégica de incluir a la dimensión tecnológica en la visión institucional, difundir esa visión y procurar todos los medios para el cumplimiento de los objetivos.
En este artículo, no voy a tratar la dimensión institucional de la integración de las tecnologías. Para ello, recomiendo los trabajos realizados por Tony Becher a propósito de su interesante proyecto en la British University de Columbia.
Mi propósito es profundizar hoy en algunas de las herramientas didácticas que considero más apropiadas para el análisis, estudio y reflexión en torno de esta cuestión: la metodología de la enseñanza de casos.
En primer lugar, voy a afirmar que, más allá de cuál es el objeto de la enseñanza, considero que la metodología de casos es una de las más efectivas herramientas con que cuenta la didáctica.
El caso, en tanto relato construido o recuperado para la enseñanza, es una historia que deviene significativa para aquellos que van a participar de la misma; docentes y alumnos.
El caso es real. Independientemente de que sea real… es decir, es pasible de haber sido real.
El caso es dilemático desde la propuesta, pertinente desde sus contenidos, ágil desde su relato.
Entonces, a aquellos docentes que se alfabetizan digitalmente con los primeros elementos del entorno digital - Internet, exploradores, procesador de textos, presentaciones Power Point,  Google y sus herramientas – ¿por qué no ofrecerles escenarios posibles en los cuales ellos, de manera “virtual” propiamente dicha, experimenten situaciones en las que otros docentes han implementado esas mismas herramientas, u otras, en el aula?
Y, en segundo lugar, ¿por qué no ofrecerles la posibilidad de construir sus propios casos y ponerlos a debate y discusión como modo de entrenamiento y reflexión sobre sus propias prácticas?


A los interesados en el tema, recomiendo la lectura de los siguiente textos: 
Wasserman, S. “El estudio de casos como método de enseñanza” Amorrortu, Bs As.
Litwin, Maggio y Lipsman: “Tecnologías en las aulas”, Amorrortu, Bs. As.

5 comentarios:

Cátedra de Elementos de Álgebra dijo...

Hola. Me parece muy interesante y en el nivel superior en educación terciaria tuve una experiencia muy buena con los casos pero en Matemática en la Univeridad no lo he visto aún, ¿la bibliografía nos mostraría si es viable en la enseñanza universitaria? A seguir leyendo para enterarme. Saludos, Carolina.

Patricia C. Olea dijo...

Interesante lo que planteás Marcelo.
Acuerdo con que la decisión de incluir tecnologías no es personal, es institucional.
A partir de mi paso por una especialización en educación y nuevas tecnologías, tuve argumentos que ayudaron a fundamentar la necesidad de implementar estas tecnologías en nuestro colegio. Por suerte, ocupo un cargo directivo en esta institución, por lo que fue posible implementarlo rápidamente.
Estamos dando nuestros primeros pasos en esta implementación, los docentes se suman de a poco, estamos capacitándolos no sólo en el uso de las distintas herramientas sino que además en las implicancias didácticas de su uso.
Nuestros alumnos ingresan antes que los docentes a las aulas virtuales... la expectativa es grande.
Veremos qué pasa.
Saludos!!

Marcelo dijo...

Gracias Patricia por tus comentarios. La implementacion de tecnologias en un colegio tiene caracteristicas similares, pero tambien diferentes con las universidades. Te deseo exitos.
Carolina, la bibliografia es tambien adaptable a matematicas. Fijate en el texto de wasserman, el caso del barco que se hunde.
Saludos!

Paiva janette EDU dijo...

Hola!!! Es importante lo que planteas en el artículo; estoy totalmente de acuerdo que incluir tecnologías en Educación es institucional,Pero¿Qué si los que liderizan las instituciones no están interesados en el asunto? la aplicabilidad pasa hacer personal. Y es allí donde algunos somos "etiquetados". Por experiencia son pocos los que se interesan en la capacitación e implementación en el área. En lo particular, a nivel universitario en formación de docentes se aplican varias estrategias, algunos estudiantes se interesan más que otros, a aprender hacienciendo y otros simplemente ni siquiera lo intentan. Con tropiezos!! pero adelante,investigando y haciendo..

Marcelo dijo...

Gracias Paiva por tus comentarios. Coincido con vos en que no siempre se plantea una estrategia institucional para la inclusión de tecnologías, y ahí es donde queda el individuo solo haciendo intentos.
Bates los denomina "llaneros solitarios", y creo que él mismo acuerda en que es poco lo que hacen los individuos aislados.
No obstante, y tal como decís, con tropiezos, se puede ir avanzando.

Saludos!